We use, we bake and we eat cookies. By browsing our site you agree to our use of cookies. Okay! Learn more

Eduardo Marco muestra la selva amazónica en Ansorena - Lateral
10 de marzo de 2016 0 Comentarios

Eduardo Marco muestra la selva amazónica en Ansorena

Te recomendamos la visita a una ‘frondosa’ exposición en la galería Ansorena. Hasta el 8 de abril, el fotógrafo brasileño Eduardo Marco, nos muestra su trabajo Amazonas-Istambul. No te la pierdas.

En la selva tropical más grande del mundo se funden el verde vegetal, las oscuras aguas del río Negro y el deslumbrante azul de la bóveda celeste. Cuna del acuífero guaraní en el que nace el 20 por ciento de toda el agua dulce de la tierra. En este proyecto fotográfico, Eduardo intenta mostrar la belleza de un mundo todavía liberado de la destrucción humana.

Años atrás Eduardo Marco viajó a Alter do Chao, en plena selva amazónica. En la entrada del lago de río Tapajós, afluente del Amazonas, las aguas se caracterizan por un increíble tono azul-verdoso, y el bajo caudal permite que se formen unas pequeñas islas y playas que le han merecido el nombre de “Caribe Amazónico”. Tras vivir una intensa aventura de 3 semanas entre hamacas, indios nativos, arroz y gallinas, Marco decide abandonar Alter do Chao. Fue en  ese momento, poco antes de embarcar, cuando Marco conoce a un nativo que le habló de antaño, de su infancia y de lo que los nativos conocen como “La Floresta Encantada”. Pocos la conocen y quizás por eso aún se mantenga como la zona más bonita del Amazonas.  Ante el imnimente viaje y la necesidad de remar durante horas para llegar al mágico enclave, el anciano no puede acompañarle, pero generosamente ofrece a Marco la guía de su hijo.

Durante 3 años , el fotógrafo no puede quitarse de la cabeza ese encuentro, esa “Floresta Encantada” que nunca llegó a conocer. En 2009 viaja a Brasil desde Madrid con la única intención de volver a encontrar a aquel anciano, y su deseo se hizo realidad. Marco descubrió “una selva desnuda, un lugar onírico, una vegetación verde-gris, evocando un esqueleto natural, un lugar donde el mundo no existía, donde todo era música y poesía, todo era sueño y yo me encontraba dentro de este sueño, la presencia animal era casi nula, no sabía si era la muerte o el renacer de la naturaleza, todo era mágico y todo era silencio, yo estaba en La Floresta Encantada, un laberinto de caminos de agua en el que si entras solo, jamás podrás salir. Este nativo me conducía, en el silencio de su barca, sin hablar. No había lugar para las palabras”.

eduardo marco

Eduardo Marco (Porto Alegre, Brasil, 1970) empezó como fotógrafo de moda en Rio  de Janeiro y Sao Paulo. En 1992 se traslada a Londres, donde trabaja en Clic Studios y se convierte en asistente de algunos de los fotógrafos de moda más prestigiosos del mundo: Albert Watson, Annie Leibovitz, Michael Thomson y Nick Knight. Durante esta temporada publica en varias revistas y periódicos internacionales. En 1997 se traslada a Madrid y empieza a viajar por el mundo sumergiéndose de lleno en la fotografía artística. Se instala provisionalmente en Panamá, donde expone por primera vez como artista. Su trabajo, “La Mayor Playa del Mundo” (2006) es su primera publicación, fruto de una intensa temporada que pasa en Brasil.

Galería Ansorena. Eduardo Marco.

Amazonas Istambul – 7 de marzo a 8 de abril de 2016

Deja un comentario